Eloy Francisco se llevó el cariño de todos en el trofeo que organiza la ADFC Padre Anchieta

Eloy Francisco se llevó el cariño de todos en el trofeo que organiza la ADFC Padre Anchieta

-La UD Matanza ganó en las tres categorías: infantil, cadete y juvenil, al conjunto anfitrión en la XVII Edición que se disputó el pasado 22 de febrero de 2017

La UD Matanza se convirtió con clara solvencia en el nuevo ganador de la XVII Edición del Torneo Eloy Francisco Bethencourt al superar a la ADFC Padre Anchieta en los tres enfrentamientos, pero el verdadero protagonista de la noche fue el propio Eloy, que no sólo recibió grandes muestras de cariño y afecto, sino sobre todo, un gran reconocimiento a su ingente y dilatada trayectoria deportiva, sobre todo por parte del actual cuerpo directivo del equipo organizador así como también de sus homólogos matanceros y propios jugadores participantes.

Infantil Padre Anchieta, 2; UD Matanza 4

El torneo se inició con la protocolaria presentación del homenajeado, así como también de los jugadores infantiles de ambos equipos que fueron los responsables de la inauguración de esta décimo séptima edición, en la que el equipo norteño se erigió en claro vencedor, puesto que ya desde la primera parte logró encarrilar el encuentro. Cuando apenas se llevaban poco más de diez minutos sobre el terreno de juego el visitante Brian logró inaugurar el marcador, aunque poco después el marcador se volvió a igualar con el tanto del local Alejandro Valencia, que en uno contra uno ante el meta visitante logró llevar el balón hasta el fondo de la red.

Después de este equilibrio en el marcador, el encuentro entró en una fase en la que tanto uno como otro pudieron haber conseguidos algún tanto más, pero una veces el desacierto de los delanteros y otras las oportunas intervenciones de los porteros lo evitaron, hasta que en la recta final, cuando el encuentro estaba ya a punto de llegar a su ecuador llegó el tanto de Abián, que un gran disparo logró sorprender al meta local.

En la reanudación fueron inicialmente los laguneros los que más dispararon a puerta con auténtico criterios, sobre todo por mediación de Miguel, que lo hizo hasta en tres ocasiones, pero sin premio alguno, todo lo contrario que el visitante Fran, que superada la media hora de juego se encontró con un balón en la frontal, se lo colocó, y con un disparo raso logró batir nuevamente al portero local.

Esta ventaja visitante se redujo poco más de alcanzarse la media hora de juego por mediación de Bryan, que a placer y con un gran remate culminó una jugada individual de Alejandro, aunque la alegría de este tanto poco duró, puesto que un minuto después fue Jhony el que se encargó de sentenciar el encuentro con un cuarto tanto, esta vez con un disparo raso que logró superar la presencia del meta local.

Y ya en los instantes finales Saúl pudo aminorar el marcador, pero el meta local sacó con algún que otro apuro el remate del centrocampista local, concluyendo así un encuentro en el que el portero visitante Aarón se adjudicó el trofeo al mejor cancerbero, el del mejor jugador en el local Alejandro Valencia, y por supuesto, el de vencedor, a la UD Matanza.

Uno de los equipos del Matanza

Cadete Padre Anchieta, 1; UD Matanza, 2

Posteriormente, saltaron al terreno de juego las escuadras cadetes de ambos equipos, en el que la nota predominante fue la igualdad sobre el césped, aunque no en el marcador final, puesto que el triunfo se decantó del lado visitante por un apretado uno a dos.

La primera tentativa a puerta la ocasionaron los jugadores visitantes, concretamente por mediación de José Carlos, que con un disparo lejano quiso tantear los reflejos del meta local Jesús, pero éste, con algún que otro apuro, logró detener el disparo.

Antes de alcanzarse el primer cuarto de hora de juego una imprecisión del meta local Jesús propició el primer tanto visitante, puesto que un disparo de un delantero de la UD Matanza no acertó a despejarlo el meta y mansamente entró en su portería, aunque poco después fue Alonso el que erró una clara oportunidad ante el meta visitante Aarón.

El lateral local Adrián también probó fortuna con un lejano lanzamiento antes de alcanzarse la media hora de juego, pero su flojo disparo se fue por fuera de los tres palos, e inmediatamente después el peligro rondó de nuevo la meta de Jesús, pero esta vez el meta si estuvo acertado antes dos remates visitantes, primeramente rechazó un cabezazo de un delantero rival y luego volvió nuevamente a rechazar otro peligroso disparo.

De esta manera concluyó un entretenida y disputada primera parte, para reanudarse poco después el juego con una gran intervención del portero visitante Aarón ante un lejano lanzamiento de Airam, mientras que su tocayo, pero en la delantero de la UD Matanza se erigió en el gran protagonista en el minuto cincuenta y dos al conseguir el segundo tanto para su equipo con otro lejano lanzamiento, pero esta vez el balón se coló junto a la cepa del poste izquierdo de Jesús.

Transcurridos apenas cuatro minutos del tanto anterior se produjo el gol local, Airam se hace con un balón en la frontal, se deshace de varios jugadores y conecta un gran disparo que se coló como una exhalación en el marco de Aarón, y ya cuando el encuentro encaraba su recta final se produjo una gran ocasión para los locales, pero el lanzamiento de Diego, desde unos cuarenta metros, rozó el larguero y acabó por detrás de la portería matancera.

De esta manera, con un apretado un gol a dos, el cuadro norteño se adjudicó otro de los enfrentamientos, con su portero Aarón, también como uno de los grandes ganadores al llevarse el trofeo al mejor portero del enfrentamiento, mientras que Hugo se erigió en el mejor jugador del mismo y, por tanto, en el ganador del trofeo que le acreditaba esta condición.

Una jugada de uno de los partidos

 

Juvenil Padre Anchieta, 1; UD Matanza, 3

Y ya por último, la amistosa jornada concluyó con la contienda entre los dos equipos juveniles de ambos participantes, en el que también el gran triunfador fue el cuadro visitante al adjudicarse finalmente el marcador por un claro un gol a tres.

No necesitaron mucho tiempos los matanceros para encarrilar el encuentro puesto que a la media hora de juego ya había anotado sus dos primeros tantos, además de tener perfectamente controlado a su rival que se veía imposibilitado para llegar con claridad a las inmediaciones del portero visitante Carlos, enfatizándose aún más este control una vez conseguidos los dos tantos, hecho que también produjo cierta inquietud en el cuadro lagunero, puesto que veía como poco a poco esta tercera confrontación también se iba decantando del lado visitante.

De esta manera ya casi que de nada o de poco sirvieron los tantos anotados posteriormente, uno por cada bando, de ahí que el trofeo de ganador también se decantase de lado norteño, galardón al que también se unió el trofeo al mejor portero y al del mejor jugador.

En definitiva, una acierto pleno en la parcela deportiva de la UD Matanza al adjudicarse los tres enfrentamientos, pero el verdadero éxito no radicó precisamente en estos tres triunfos, sino en el emotivo homenaje que este más de un centenar de jugadores rindieron a Eloy Francisco, toda una institución ya no sólo en la ADFC Padre Anchieta, sino en el amplio espectro del fútbol insular tinerfeño, deportistas que en el futuro y casi que con total seguridad tendrán de estos encuentros un gran recuerdo, y no precisamente el simple hecho de haber ganado un encuentro, un trofeo colectivo o individual, sino algo mucho más sentimental, el haber sido partícipes de un emotivo homenaje a toda una institución y sobre todo, a una gran persona

Últimas entradas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *